69, Dibujante de Cómics Porno

69, dibujante, con comics pornoHola. Los dos “vicios” que más me apasionan son: follar y dibujar comics porno.

 

De niña dibujaba orgías a escondidas.

 

Empecé con 9 años, con la mente inocente de no saber aún exactamente lo que era. Las revistas porno que descubrí a escondidas de mi hermano mayor, me parecieron más divertidas y me dispararon más la imaginación que cualquier historieta de superhéroes. Los cuerpos eran excepcionales, me encantaba dibujarlos. Fueron mis modelos, con los que aprendí a dibujar poco a poco. Me encerraba en mi dormitorio y dibujaba muchos personajes “haciendo-esas-cosas-aún-misteriosas-para-mí”. Luego rompía los dibujos. No guardé ni uno de los comics. Como mi hermano escondía las revistas, lógicamente pensé que estaba prohibido. Tenía miedo de que mi madre viera alguno y me metiera en un internado o en un sitio peor.

 

Pero un día mi madre me pilló. 

 

Estaba sentada ante el pequeño escritorio de mi habitación. Llevaba horas dibujando una orgía. Hacía tiempo que me estaba aguantando el pis, hasta que no pude más y salí corriendo al baño con tanta prisa, que se me olvidó esconder el dibujo. Cuando volví, me tropecé con mi madre saliendo de mi dormitorio. Me miró severamente. Retrocedí contra la pared del pasillo como una oveja a punto de ser degollada. Pero solo me dijo una frase, “cuando dibujes esas cosas, escóndelas para que no la vean tus hermanos”. Uf, menos mal que no me echó la bronca, sino me habría quedado traumada.

 

Cómic negrosDe niña era muy inocente .

 

Tenía 12 años. Me estaban saliendo tetitas y vello en el pubis. Debía de dar mucho morbo porque esa edad desperté el deseo de los adultos. Me decían tantos piropos y burradas por la calle, que me producía un cosquilleo en mi coño y me dejaba los ojos en blanco, aún no tenía ni puta idea de porqué, aún era virgen.

 

Recuerdo una frase en especial que me dijeron. Yo iba por la calle, absorta en mi imaginación como siempre. De repente se paró ante mí un hombre enorme montado en una scooter muy pequeña y me dijo, “te voy a echar un polvo que te va a caer un chaparrón en la espalda”. Su mirada de deseo me excitó, pero no entendí una mierda. ¿Por qué me iba a ensuciar con polvo y luego me iba a llover en la espalda? Eso sí, memoricé la frase hasta que la pude comprender. A los pocos meses la entendí, fue cuando me desvirgué.

Siempre he visto el sexo con curiosidad, naturalidad y con muchas ganas de aprender.

 

Así empecé a publicar comics xxx.

 

De niña dibujaba fatal, pero le ponía mucho empeño. Me costó mucho dibujar una polla que no pareciera un gusano.

 

Empecé a publicar comics con 17 años. No es que a esa edad ya dibujara muy bien, aunque sí se veía que le seguía poniendo mucho empeño. Llegué a conocer en persona a Hugo Pratt, a Moebius, Peter Bagge… Enseñaba mis comics a los editores con orgullo por mi esfuerzo, pero publicaba comics de otros géneros (sobre todo humor y acción).

 

Un editor me ofreció la posibilidad de publicar en una revista llamada Selen, especializada en comics eróticos. Dije que no porque no quería que me clasificaran en ese subgénero (idiota de mí). Infravaloré mi pasión supongo que porque aún tenía el esquema social en mi subconsciente de que era tabú.

 

Dibujando comics porno.Un día por fin me desinhibí como autora y publiqué en una revista especializada, Eros Comix, pero por desgracia, cerró al poco tiempo (mmmh… demasiado tarde). Seguí dibujando sin publicar, hasta que se me ocurrió el Diario de Una Dibujante de Comics Porno, donde me siento muy cómoda porque puedo dibujar lo que me salga del coño sin ningún tipo de censura editorial, tanto temática como de estilo.

 

Además de dibujar comics, follar es lo que más placer me da en la vida. Soy bisexual, me gusta todo (menos la escatología y el dolor extremo). Me encanta el cuerpo humano cuidado, tanto el masculino como el femenino, la sexualidad y sensualidad, las pollas enormes, los coños, el coito, el erotismo, el deseo, el placer… Intento transmitir en mis comics lo que veo cuando tengo relaciones sexuales, lo que siento, lo que fantaseo, ese mundo tan placentero y con tanta riqueza de matices que empieza en una mirada, pasa por mil sensaciones placenteras y termina con un éxtasis orgásmico y la mente en blanco.

 


Soy dibujante de comics porno.

 

En general la gente suele simpatizar conmigo. No ven a una zorra ni una mujer pervertida, sino a una mujer libre, divertida, sobre todo mis amigos. He tenido la suerte de nacer en un país donde puedo ser dueña de mi cuerpo y de mi mente. Me lo paso de puta madre, aunque me censuran en la mayoría de las redes sociales, como a todos los que nos apasiona dibujar comics xxx, pero me da igual, mi web es mía y ahí solo meto mano yo. SOY dibujante de comics porno, porque es lo que más placer me da (aparte de un buen polvazo) 🙂

Sígueme en: